sábado, 25 de julio de 2015

El Linaje Familiar y de los Apellidos

Famila de Don Juan Miguel Saldiva y Doña Ines Noman de Saldivia
    Un linaje es la línea de ascendencia o descendencia de una familia o clan. En términos genealógicos, es la serie de ascendientes y/o descendientes, en cualquier familia, de una persona considerada como el primero de un tronco o rama común.

    Un significado adicional, para algunos estudiosos, es el de la línea genealógica masculina que corresponde, dentro del árbol genealógico, y generación tras generación, a la línea paterno-filial que va uniendo a cada persona con su padre. En el mundo hispanoparlante, a esta línea genealógica masculina se le denomina "Varonía" pues se compone, en sentido ascendente o descendente, únicamente de varones. Usualmente se tiende a confundir el primer apellido de una persona que representa su varonía con el linaje al que pertenece, sin embargo cabe resaltar que apellido no es sinónimo de linaje. Sólo un estudio genealógico detallado de la ascendencia de una persona puede determinar si le corresponde descender o pertenecer a algún determinado linaje.
     
Etimología

El término procede de la voz latina linea. Más exactamente, según el Diccionario de la Real Academia Española, procede del provenzal linhatge o del catalán llinatge.

Antropología del linaje

   En culturas no europeas e inclusive no "occidentales", los linajes también suelen tener gran importancia ya que según sean las sociedades patrilineales o matrilineales se establecen diversos órdenes para los sujetos; por ejemplo sus apellidos (o la/s palabra/s que tengan funciones semejantes a las de un apellido) estableciendo así simbólicamente una ubicación de los sujetos en la estructura de parentesco correpondiente a cada linaje; igualmente en varias culturas además de las de origen europeo típico, los linajes suelen establecer las herencias o heredades, otras formas de propiedad y derechos e incluso la posibilidad de constituir matrimonios o alianzas.

   El caso de los linajes como estructuras que resguardan la exogamia parece haber llegado a extremos entre las etnias de algunos aborígenes australianos hasta mediados del siglo XX: en efecto, en ciertos "clanes"1 australianos era "tabú" el matrimonio entre los integrantes del mismo "clan" ya que se les suponía integrantes del mismo linaje y un matrimonio entre individuos del mismo linaje era considerado en esas sociedades una acción endogámica interdicta.

   En sociedades mal llamadas "primitivas" los linajes no sólo han servido y aún sirven para establecer líneas de nombres y/o apellidos o las posibilidades de heredar o de contraer matrimonio sino también incluso la de locación o lugar de vida de los sujetos, por ejemplo (aunque no siempre es así) un matrilinaje puede implicar una matrilocación (lugar en donde vive la progenie) o viceversa si se trata de un patrilinaje.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada